IoT jlb Studio Soluciones Informáticas

IoT

IoT, El Internet de las Cosas,  es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, y está directamente relacionado con lo que ya se denomina «La Tercera Ola de Internet«. Tomamos como referencia que «La Primera Ola de Internet» sucedió a mediados de los años 90 cuando Internet conectaba ordenadores. Aproximadamente 10 años más tarde, «La Segunda Ola de Intenet» conectaba personas con la Web 2.0, teniendo como escenario principal las redes sociales. La Tercera Ola de Internet, la que nos ocupa, conecta todo tipo de objetos cotidianos y no tan cotidianos.

IoT, El Internet de las Cosas

Según la empresa Gartner, en 2020​ habrá en el mundo aproximadamente 26 mil millones de dispositivos con un sistema de conexión al Internet de las cosas. Con la próxima generación de aplicaciones de Internet (protocolo IPv6) se podrían identificar todos los objetos, algo que no se podía hacer con IPv4. Este sistema sería capaz de identificar instantáneamente por medio de un código a cualquier tipo de objeto.

Las aplicaciones para dispositivos conectados a internet son amplias. Múltiples categorizaciones han sido sugeridas, la mayoría están de acuerdo en separar las aplicaciones en tres principales ramas de aplicación: consumidores, empresarial, e infraestructura.​ George Osborne, ex miembro del gabinete encargado de finanzas, propone que la IoT es la próxima etapa en la revolución de la información, haciendo referencia a la interconectividad de todo, desde el transporte urbano hasta dispositivos médicos, pasando por electrodomésticos.

Pongamos un ejemplo práctico y real en la rama empresarial; algunos vehículos que se comercializan en la actualidad, van dotados de una unidad central de almacenamiento de información relativa al uso del vehículo, que una vez éste es conectado a los sistemas del concesionario para realizar la revisión, transmiten toda su información directamente al fabricante, datos como velocidad media, consumo en función del tipo de conducción, cuantos conductores conducen el vehículo según los reglajes de los asientos, e infinidad de datos más con fines «empresariales».

Un ejemplo práctico y real en la rama del consumidor, un Smartphone puede enviar un aviso por Ubicación al sistema central de la calefacción del hogar de manera que al acercarse por debajo de cierta distancia de éste, active el sistema para aumentar la temperatura programada.

Algunas aplicaciones de consumo han sido criticadas por su falta de redundancia y su inconsistencia, dando lugar a una parodia conocida como «Internet of Shit» (Internet de las porquerías). Varias compañías han sido criticadas por apresurarse a incursionar en IoT, creando dispositivos de valor cuestionable, además de no establecer ni implementar estándares de seguridad suficientes.

El monitoreo y control de operaciones de infraestructura urbana y rural como puentes, vías férreas y parques eólicos es una aplicación clave de IoT que mejora el manejo de incidentes, la coordinación de la respuesta en situaciones de emergencia, la calidad y disponibilidad de los servicios, además de reducir los costos de operación en todas las áreas relacionadas a la infraestructura.

Nos guste o no, ésta Ola Tecnológica, al igual que las anteriores no podemos pararla, puesto que no podemos pedir a empresas como Google que no siga innovando en tecnología, que Microsoft deje de diseñar arquitecturas informáticas o que Amazon deje de vender en todo el mundo, así que la actitud correcta será investigar de qué manera ésta nueva disrupción nos puede ayudar a mejorar la vida a título personal.

Los principios físicos y reales del IoT: http://www.internetdecosas.es/

Si desea obtener información personalizada sobre el mundo IoT,  puede añadirse a nuestro boletín de noticias por aquí: Newsletter y seleccionar en preferencias “IoT”, solo recibirá artículos relacionadas con éste tema.

Déjanos tu opinión

Tu correo electrónico no será publicado. Campos marcados con * obligatorios.